lunes, 2 de junio de 2014

Con zapas y a lo loco

Pues sí, esto es más o menos lo que me está pasando últimamente.
Ese filón del running femenino que está que lo peta(zeta).
El tema es que a mí esto del deporte no me pilla de nuevas; más bien todo lo contrario. Los que me conocen recordarán esos maravillosos años en los que yo salía a correr sola a horas intempestivas por el bosque de Valorio con una navaja en el calcetín por si las flies. Lo que lees. Trece o catorce añicos tenía la criatura (yo).
Un año y medio me duró la bobada. Quinientoscuarentaysiete días y medio.
¿Por qué abandoné?
Porque para los que no sois nuevos en esto, entenderéis la desmotivación que podía suponer ir a correr sólo o sola (o con navaja) y que la gente te mirase raro. Eras raruno. Salías a correr solo. No eras de un equipo federado que iban con sus camisetas patrocinadas chachis y sus shorts ultracortos, todos en manada (pum-pum-pum) que se notaba que estaban haciendo algo y tenían una finalidad: competir.





No, tú ibas con tus pantalones de corchetes y tus Joma de suela lisa porque no tenías ni idea de eso de que había un calzado específico para correr, y bueno, ya del tema de ser supinador o pronador para qué te quiero contar. Que suena como si te preguntaran por grados de maestría Jedi.


Total, salías del portal corriendo rápido, muy rápido para que por la calle casi no te viera nadie conocido, e intentabas llegar cuanto antes al lugar-objetivo; parque o lo que sea, donde pudieras estar fuera de las miradas extrañadas de tus vecinos; así te costara llegar con el flato puesto por salir tan rápido de casa. Y sin calentar, por supuesto. A ver quién es el guapo que siendo autodidacta en esto del running estiraba antes. Ni el Tato.

Pues muy bien. Así nos iba. Y así me fue; vamos, lo dicho: lo dejé.
Salir solo era un aburrimiento, que te mirasen raro era un aburrimiento, las agujetas del no-estiramiento duraban tres días y eran un aburrimiento (doloroso) también.
Me pasé a los juegos de equipo (baloncesto y esas cosas) y más tarde al mundo del gimnasio con su Spinning, GAP, Body Pump, Body Combat; Body Attack y todos los bodys que se pueda uno imaginar.


El yoga lo intenté también, pero en la primera clase alguien se tiró un pedo tremendo (sí, sí, un pedo, un cuesco, una flatulencia) y nadie dijo nada de nada. Y claro, lógicamente, yo me reí. Y mucho. Me reí de manera directamente proporcional a lo inadecuado de la risa en dicha situación. Bueno, pues esa fue mi primera y última clase de yoga.
Así que me quedó el gimnasio. Que está muy bien, conoces a gente, la clase la acabas así te estés muriendo porque salirse de ella es para loosers, mejor que te salga una hernia.Sólo faltaba.
Y si no estás motivado no paaaaaaaaaasssssssssa nadaaaaa, tienes un monitoraco (o monitoraca) que te mete la motivación a 2000 Gigaherzios sin pestañear. Y oye; pues funciona. Que a todo esto; en forma estoy, paqué sus voy a engañar.

Pues bien, a lo que yo me refería es que tímidamente me estoy dando cuenta del cambio que está existiendo en cuanto a la vida running se refiere. Es un cambio importante, sobre todo para los que empezamos de rarunos. El cambio consiste en algo muy sencillo: LA GENTE VA A LO SUYO. Y punto.
Y puedes salir a correr, puedes salir medio en bolingas; con auriculares XXL; hablando por manos libres, con el perro atado a la cintura;con la cara rojo fresa, cianótico remolacha, jadeando como un SanBernardo, ágil cual cervatillo; que DA IGUAL. Que estás en tu derecho y vas lo haces.
Sencillo.

Es más, yo creo que la gente te mira con cierta admiración/envidia. Porque salir a correr implica despejar una hora al menos de tu tiempo libre; sufrir un poco (o un mucho) y decidir que las 7 de la mañana aunque es una buena hora para seguir en la cama, es también un momento magnífico para despertar la fiera que llevamos dentro.
Y así amigos; mi fiera decidió salir de nuevo; calzarse unas zapatillas (Asics; que ahora la fiera sabe lo que hay) y reconciliarse con el running.
Aquí os dejo un enlace que os puede interesar; por si no creéis que el simple hecho de estar en forma, sano y de buen humor son motivos suficientes para quemar zapatilla:

http://runfitners.com/2014/05/correr-hoy-te-puede-hacer-mas-inteligente-mananalacienciadice/


Por eso, empiezo este Blog para motivarme a mí misma y para enganchar a los que me rodean a esta modalidad deportiva buena, bonita y barata; que puede realizarse a cualquier hora y en cualquier lugar; que puede ser tan monótona como divertida dependiendo de cómo la enfoques; y sobre todo, que ayuda a superarte a tí mismo y a creer en tus posibilidades.
En próxima entrada; Carrera Marinera de Candás. Va por ustedes. ¡¡Dale zapatilla!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Qué os parece? Se aceptan sugerencias :) Eso siempre